miércoles, 31 de octubre de 2012

Escaleras y serpientes 3D

Hace unos días, el amigo MAD se aparecía por la sección de comentarios del post sobre el juego Escaleras y Serpientes y aseguraba saber de la existencia de un ejemplar curioso: una versión en 3D. Esta variedad del clásico E&S no sólo superaría a su ilustre ancestro rompiendo los límites del plano, sino que también ofrecería una mayor variedad táctica al permitir a cada jugador controlar más de una ficha.

Como aquí en Juegos Familiares somos muy rigurosos y particularmente escépticos ante los informes de avistamientos fabulosos realizados en campo, sobre todo aquellos que no cuentan con debido respaldo fotográfico, intimamos a MAD a que presentara pruebas invocando uno de los pilares del protocolo internacional internético en cuanto a la presentación de material original y/o de fuente dudosa, que se suele expresar en las máximas "PIC OR IT NEVER HAPPENED" o la más coloquial y pintoresca "PIC OR GET THE F**K OUT".

Tras haber sido debidamente anoticiado sobre el alcance de nuestros estándares periodísticos, MAD se llamó a silencio por unos días. Las jornadas no pasaron en vano, empero, ya que esta semana volvió a presentarse portando vínculos a documentos fotográficos que atestiguan prima facie la veracidad de sus dichos, y que reproducimos aquí:

Lejos de ser una mutación oscura, la mítica bestia resultó ser de Disney.
"Un juego de acción y estrategia", dice la caja. Está bien, más de una ficha por jugador, pero no exageremos...
Presumimos que el tablero está inclinado de forma de favorecer naturalmente a las "serpientes" y que las escaleras son las que se elevan del plano. No estamos tan seguros sobre la posición del rótulo "Llegada".

El ángulo nos deja apreciar la tridimensionalidad en todo su esplendor
Después de haber examinado la evidencia, podemos afirmar que esta versión de Snakes & Ladders tridimensional existe, que es una licencia de Disney (*) publicada en la Argentina por DiToys con el nombre "Sube y Baja", y que al menos en apariencia pinta ser una de las mejores versiones disponibles. Nos basamos en el cubilete automático del medio, que lo convierte en un juego autosuficiente; en la astucia innegable de haber reemplazado las fichas comunes por bolitas que se deslizan por los toboganes, y -dato no menor- en el hecho de que los 100 casilleros originales parecen haber sido reducidos a la más piadosa cifra de 70. Esto, sumado a la mayor cantidad de fichas por jugador, necesariamente debe resultar en un juego más afinado y disfrutable para los adultos, y por supuesto para los más peques de la casa.

(*) Insertar aquí el disclaimer habitual para los casos que involucran licencias y juegos fabricados en Argentina.

Aprovechamos para saludar a MAD y agradecerle su fino ojo y las fotos que adornan este post.

Además, le agradezco la reminiscencia que tuve no bien ver el tablero de juego. Me llevó atrás unas cuantas décadas, en concreto a esto:


Me imagino que más de uno reconocerá la imagen, y tal vez habrá disfrutado sus buenas horas tratando de atravesar el laberinto de obstáculos (y luchando para que la bolita se suba al botecito del medio).


4 comentarios:

Eurojuegos dijo...

jajaja

Me mataba el rótulo de "Llegada" abajo hasta que vi el tobogán que va todo alrededor del tablero, desde la última casilla hasta el inicio.

Será para jugarlo a varias vueltas? :P

Charles dijo...

Qué perceptivo... ese tobogán lo explica todo!

Y por supuesto que debe ser a varias vueltas, a vueltas infinitas de hecho, no olvidar el origen místico... ;-)

Anónimo dijo...

¡Que inesperada revisión de este juego que nos sabía que tenía cierta originalidad respecto de sus antecesores! Me he enterado de aspectos desconocidos tanto de éste como del original. Qué bueno que las fotos hayan servido para aportar algo al blog.

La tridimensionalidad (con la inclinación que Charles correctamente supuso) brinda la alegría de ver resbalar a las bolitas por los toboganes, hacia casillas inferiores (bueno, "alegría" visual, ya que no emocional), incluyendo la muy perspicaz observación de Eurojuegos: el largo pasillo que conecta la última casilla con la Llegada es un largo tobogán. Jugué a una versión de 2D de este mismo juego, con tablero de cartón, y ciertamente no es lo mismo.

Respecto de la muliplicidad de bolitas y sus posiblidades tácticas (coincido con Charles en que la caja exagera) tiene su contracara: hay que sacarlas TODAS para ganar, lo cual hace que un solo partido presente mayores oportunidades de pensar que en otros juegos similares, pero también mayores posibilidades de suicidio cuando el partido se va prolongando. Si al arribar a la Llegada tuvieran que ir reintroduciéndose las bolitas para una nueva vuelta, creo que sería menos aburrido jugar al Eterno Retorno nietzscheano.

Envío saludos y felicitaciones

Charles dijo...

Au contraire, gracias por el dato de este inusual ejemplar. Y por la idea de hacer un juego sobre el Eterno Retorno!! ;-)