viernes, 11 de febrero de 2011

Ubongo: Duel - Rápido y Furioso

Ubongo: Duel (Ubongo quiere decir “cerebro” en Swahili) es una de las últimas adiciones a nuestra juegoteca y rápidamente se ha transformado en una de las más populares.

Esta es la versión “Duel”, pero el juego es parte de  una serie de varios títulos inspirados por el mismo concepto madre, entre ellos el Ubongo original, Ubongo Extreme, Ubongo 3D, y Ubongo BMM. Las razones del éxito de este pequeño divertimento diseñado por el sueco Grzegorz Rejchtman y publicado por Kosmos hay que buscarlas en su extrema simpleza y rapidez de juego.

Ubongo: Duel ofrece una experiencia dinámica y divertida, de especial atractivo para los aficionados a los problemas visuales y los rompecabezas, tengan la edad que tengan.



De qué se trata

Ubongo: Duel es una carrera entre dos personas para ver quién es el primero en encajar un grupo de piezas entre sí para que terminen ajustándose a una forma predeterminada. 

Aquí podemos ver completado uno de los desafíos del nivel "normal" (que usa cuatro piezas):

Si quisiéramos imaginar una única frase que más o menos describiera la mecánica, podríamos considerar a Ubongo: Duel un MICRO ROMPECABEZAS COMPETITIVO.

La cosa es así: cada una de las hojitas repartidas a cada jugador muestra una forma irregular que debe ser ocupada íntegramente por un grupo de 4 (nivel normal) o 5 (nivel avanzado) piezas determinadas. Dichas piezas se seleccionan al azar entre las 20 distintas combinaciones posibles que aparecen en cada hojita. Encastradas correctamente, las piezas elegidas permiten cubrir por completo la forma irregular... y el objetivo del juego es ser el primero en lograrlo. Piezas en mano, comienza el duelo para los jugadores.




Contenido

Sólo falta la musiquita.
Las piezas de Ubongo: Duel resultarán muy familiares para cualquiera que haya jugado (o haya pasado alguna vez por algún salón de videojuegos en los '90) al Tetris. El juego incluye dos grupos iguales de 24 piezas de colores con formas tipo rompecabezas que recuerdan inmediatamente al horriblemente adictivo clásico de Alexei Pajitnov. Pero la verdad es que las similitudes no van mucho más allá, como veremos más adelante.
Algunas de las piezas incluidas.
¿La roja con forma de silla? Terrible...

Además de las piecitas de colores, el juego trae un dado de 20 caras y dos conjuntos iguales de 9 hojas/tableritos, que es donde se desarrollará la acción. Se incluyen también dos peones y un marcador de puntos. Un manual ligero pero más que suficiente cierra el capítulo de contenido. Mención especial merece la estética, que en general está inspirada en motivos africanos.




Cómo funciona

Los jugadores tiran el dado para seleccionar las 4 o 5 piecitas que deberán usar, las preparan y ¡largaron! De ahí en más, es una actividad frenética de piezas rotadas, invertidas, revueltas en una ensalada de dedos, maldiciones por lo bajo y miradas furtivas al tablero del contrincante para ver cuán cerca o lejos está del triunfo. Cuando un afortunado logra dar con el encastre correcto, debe señalárselo a su oponente exclamando ¡UBONGO!, aunque claro, según el grado de dificultad del puzzle a resolver y el tiempo invertido, el tono de la exclamación puede variar desde un comentario sereno a un alarido de victoria. El vencedor avanza su peón un espacio en el marcador, y junto con su contrincante pasan a la siguiente hojita y la siguiente figura. El juego termina cuando uno de los rivales suma 5 puntos, y las sesiones rara vez superan 30 minutos.



En resumen

Ubongo: Duel resultó ser una sorpresa muy grata. Tengo que admitir que cuando me explicaron la mecánica general tuve mis dudas, ya que no soy un fan de los juegos de rapidez, especialmente si son tan sencillos que todo se reduce a ver quién tiene los dedos más rápidos. No debería haberme preocupado: si bien HAY situaciones cada tanto en las cuales los dos jugadores completan el puzzle más o menos al mismo tiempo, en la gran mayoría de las veces la rapidez depende más de la facilidad de visualizar los encastres correctos que de la agilidad dactilar.

Al ser tan simple, es un entretenimiento adecuado para toda edad, y en casa fue un auténtico “hit” en particular para Fran 6.4, feliz por haber encontrado otro juego en el que puede medirse con un adulto de igual a igual (el otro era el Memotest). Ubongo: Duel es rápido, divertido, eminentemente portátil, genera iguales dosis de frustración y satisfacción, y los amantes de los puzzles seguramente hallarán una adictiva nueva razón para mantener sus hemisferios cerebrales derechos entretenidos por un buen rato.

Título: Ubongo: Duel
Serie: Ubongo
Idioma: Inglés (no se necesita conocimiento del lenguaje)
Jugadores: 2
Edad recomendada por este blog: de 5 años en adelante
Ficha en BoardGameGeek: http://boardgamegeek.com/boardgame/34969/ubongo-duel

1 comentario:

Eurojuegos dijo...

"Ubongo quiere decir “cerebro” en Swahili"
Cómo se me pasó esa! :P

Quisiera agregar que si bien es para 2 jugadores, con la flía se llegó a jugar de a 9!! en dos equipos de 8 caóticas manos cada uno y con mi peque de 2 años a cargo de tirar el dado. El grito de "Ubongo!!" en equipo era un éxtasis tribal!! :D